martes, 27 de abril de 2010

LA PRUEBA DEL OJO DEL TORITO INOCENTE, Mark Tansey & Paulus Potter




PAULUS POTTER, El joven toro.
MARK TANSEY, La prueba del ojo inocente.


CÓMO LO VES? THE METROPOLITAN MUSEUM OF ART, Ediciones SM, Madrid, 2010.

miércoles, 21 de abril de 2010

¿CÓMO LO VES? THE METROPOLITAN MUSEUM OF ART



CÓMO LO VES? THE METROPOLITAN MUSEUM OF ART, Ediciones SM, Madrid, 2010.

sábado, 17 de abril de 2010

LOS MUERTOS, Billy Collins

LOS MUERTOS


Los muertos siempre nos miran, dicen,
cuando nos ponemos los zapatos o preparamos un bocadillo;
nos miran por el suelo de cristal de los barcos del cielo,
mientras bogan lentamente por la eternidad.

Ven nuestras coronillas moverse en la Tierra
y, cuando nos tumbamos en el campo o en un sofá,
narcotizados acaso por el zumbido de una tarde calurosa,
creen que les devolvemos la mirada,

lo que les hace alzar los remos, callarse
y esperar, como padres, a que cerremos los ojos.


BILLY COLLINS, Navegando a solas por la habitación, DVD, Barcelona, 2007.

jueves, 15 de abril de 2010

VIDA, José Hierro




VIDA

A Paula Romero

Después de todo, todo ha sido nada,
a pesar de que un día lo fue todo.
Después de nada, o después de todo
supe que todo no era más que nada.

Grito «¡Todo!», y el eco dice «¡Nada!».
Grito «¡Nada!», y el eco dice «¡Todo!».
Ahora sé que la nada lo era todo,
y todo era ceniza de la nada.

No queda nada de lo que fue nada.
(Era ilusión lo que creía todo
y que, en definitiva, era la nada.)

Qué más da que la nada fuera nada
si más nada será, después de todo,
después de tanto todo para nada.


JOSÉ HIERRO, Cuaderno de Nueva York, Hiperión, Madrid, 1998, p. 129.

lunes, 5 de abril de 2010

CARPE DIEM, Juan Carlos Mestre


CARPE DIEM


Cuando el amor se termina no queda nadie que traiga flores los sábados
Las botellas de Lambrusco dejan de hacer ¡plop!
Las deliciosas películas de arte y ensayo se vuelven aburridas
Nadie te regala calcetines por Pascua, nadie te pone el termómetro
Cuando un amor se termina dan las diez un cuarto de hora antes
Las estrellas comienzan a acumular un retraso considerable
Las gatas dejan plantado al párroco en los tejados
Las luces indirectas enfocan directamente los portarretratos
Cambias los muebles de sitio, ordenas la biblioteca
Aparece la lupa, encuentras los comprobantes de la tintorería
Las cajeras del supermercado te empiezan a sonreír de otra manera
Los cuervos marinos se vuelven palomas mensajeras
Se acabó el azúcar, echas mano del edulcorante
Te paran todos los taxis, vas derecho al motel de las metáforas
Tocan e1 timbre, el cartero te deja un certificado para la vecina
Llaman por teléfono, otra vez la noche se ha equivocado de número




Juan Carlos Mestre, La casa roja, Calambur, Madrid, 2008, pp. 95.