sábado, 1 de enero de 2011

BUENOS PROPÓSITOS, Pilar Galán


Buenos propósitos

En todo caso, si después de haber sido uno te conviertes en otro, ya siempre seréis dos.
Juan José Millás

El lunes dejó de fumar. El martes empezó el régimen. No tuvo mucho problema para apuntarse al gimnasio el jueves, después de haber ido a trabajar andando el miércoles. Empezó a sentir las agujetas el viernes por la tarde, mientras hacía cola para ver si su nombre aparecía en las listas de la escuela de idiomas. El sábado lo pasó en casa, malhumorado y roto, agotado después de la limpieza general que incluyó baños y trastero. A las once de la noche del domingo, mucho después del partido, con el enésimo cubata de Dyc cola en la mano y el cigarro en la boca, apurando la segunda ración de orejas con tomate, comentó a sus amigos, desde el desgarro y la sinceridad más profundos, hay que ver, cago en la hostia, qué largas se me han hecho estas dos semanas.

Velas al viento. Los microrrelatos de La nave de los locos, Cuadernos del Vigía, Granada, 2010, p. 257.

2 comentarios:

Víctor dijo...

Qué buena la frase de Millás para los que queremos «enmendarnos» cada nuevo año... De
él, hasta aquí llegó 'El mundo' y me encantó. Es formidable cuando es tan cortito y
punzante. Feliz Año para ti, Francisco, y para todas las 'Palabras mal dichas'.

Francisco dijo...

Feliz año, Víctor.
Muchas gracias por tu visita.