miércoles, 19 de enero de 2011

AMOR ETERNO, Juan Pedro Aparicio

AMOR ETERNO


-Yo no me divorcio-comentó Blas. Creo en el amor eterno.
-¿Y si es ella la que se divorcia de ti?-le preguntaron.
-¡La mato!-contestó sin dudarlo.


Juan Pedro Aparicio, El juego del diábolo, Páginas de Espuma, Madrid, 2008, página 29.

0 comentarios: