martes, 4 de enero de 2011

NUEVAS DIVINANZAS, José Mateos


Nuevas divinanzas


*****
El miedo a equivocarme es siempre mi primera equivocación.

*****
Leer bien consiste en no olvidar que debajo de cada frase, de cada palabra, hay una promesa.

*****
Las palabras son una máscara muy pegada a la piel de la realidad, por eso pueden revelar tanto.

*****
Entre los escombros de unas pocas palabras está la caja negra donde quedó registrado el motivo de nuestra caída.

*****
La pregunta: «¿y qué?», le cuelga del culo a todos los malos poemas.

*****
Lo intraducible es siempre la manera que cada idioma tiene de pensarse a sí mismo cuando piensa en otra cosa.

*****
El tiempo nos roba y nos asesina; y después, se perdona a cada instante.

*****
Uno es libre para escoger entre Dios y el Diablo. Lo único que no nos está permitido es no escoger.

*****
La respuesta de la muerte no es el silencio, sino la densidad de ese silencio.

*****
Escribo para tener que hablar menos y cada vez me hacen hablar más.

*****
Deseamos algo para escapar de lo mismo y, cuando lo poseemos, se convierte en una prolongación de lo mismo.

*****
Todo lo que llego a poseer vive dentro de una profundidad que no se deja poseer.

*****
De alguna forma que existan los demás cuestiona que yo posea completamente algo.

*****
No busques la fuente escondida ni el tesoro interior. Dentro de ti, todo está fuera.

*****
Mi cuerpo y el dolor de mi cuerpo se ríen a carcajadas de mi libertad.

*****
El paraíso existe. Cada vez que nos alegramos entramos en él.

*****
Aquello grande que me falta lo percibo en la acumulación de todo lo que me sobra.

*****
DOSTOIEVSKIANA.-El crimen es siempre impotencia de poder; y sin embargo, rápidamente otorga a quien lo comete toda la ebriedad del poder.

*****
Cuando una doctrina sobre el otro mundo se pone a gobernar en este mundo, atenta contra uno y otro mundo.

*****
Si no existiera el hombre, ¿Dios de qué sería Dios?

*****
Hay algo inmortal que canta dentro de mí y solo la absoluta sumisión puede matarlo.

*****
Mi mejor idea fue la idea de la muerte que muchas veces me salvó de la tentación de lo superfluo.


*****
METAMORFOSIS.- Una extrema noción de lo que es la virtud lo convirtió en una piedra.

*****
Del poder solo se disfruta en el abuso.

*****
Para ser yo necesito al otro, pero sobre todo necesito que el otro sea siempre otro.

*****
Porque no se perdonaba nada, podía perdonarlo todo.

*****
He visto cuidar y velar al que no podía y no he visto nada más hermoso.

*****
Cuando menos tuve, más me alegró lo que tuve.

*****
Para encontrarte a ti mismo, búscate en otro.

*****
Vencer consiste, sobre todo, en borrar cualquier rastro de responsabilidad. Por eso, no siempre vencen solo los que vencen.

*****
Entré en la alcoba de la muerte y me la llevé conmigo a la vida. Desde entonces, lo compartimos todo.

*****
Uno puede estar por encima de los muchos. Pero por lo que engendra, no por quien lo engendró.

*****
Cada uno se adhiere al color de sus mentiras.

*****
Entre las desilusiones he perdido mi yo; y él me busca a veces entre las ilusiones.

*****
Hoy no necesito nada: soto que me dejen solo con mi necesidad.

*****
Lo excelente se hace siempre entre muchos. Y todo lo demás, lo hace uno solo y es siempre igual e intercambiable.

*****
Vivimos y caminamos entre la niebla; y si la disipamos, nos disipamos con ella.



JOSÉ MARTOS, Nuevas divinanzas, Clarín, Oviedo, Noviembre-diciembre 2010, pp. 31-33,

2 comentarios:

xiztoria dijo...

Buena propuesta en píldoras de intensidad y profundidad que me confirman la urgencia de evitar el consumismo también en las "cosas de leer".
Mejor degustar, dejarse impregnar y renunciar a las prisas...

¿que tal las vacaciones? espero que razonablemente bien pronto nos vemos. Mientras, un abrazo para ti y tus chicas.

Francisco dijo...

Lo de "mis chicas", ¡ay! ¡cómo suena!
Saludos y un abrazo-2011 para la familia.