jueves, 24 de marzo de 2011

EL FIN DE LA EXCURSIÓN, Antonio Fernández Molina

EL FIN DE LA EXCURSIÓN

Los excursionistas gozaban del paisaje. Lucía el sol y la temperatura era templada. Algunos pastaban en el prado. En medio de ellos había un hombre junto a una maleta abierta y vacía.
—¿Por qué no cierra la maleta? —le preguntó un excursionista, entrometido.
El hombre no le hizo çaso, pero el excursionista volvió a insistir una vez y otra.
Al final, haciendo un gesto decisivo, aquel hombre la cerró de golpe. Al mismo tiempo la luz se fue de repente, los excursionistas se quedaron a oscuras y muy pronto empezaron a notar cómo les faltaba el aire.

0 comentarios: