martes, 3 de julio de 2012

CANÁ, Fernando Quiñones



CANÁ

   El Señor se llegó al interior de la casa y vio a todos los convidados ebrios de su vino. Y bajó sus ojos al suelo y vio los ópalos vomitados y cómo la multitud de vasos derribados y de túnicas caídas estorbaba el andar. Y ábrió sus oídos y escuchó.
los ruidos de la concupiscencia por todas las estancias. Y bajó sus manos y tocó por todas partes las grandes heridas de la embriaguez. Y vio a María que
Y vio a María que lloraba en un rincón. Y presenció cómo el humo de la iniquidad se aposentaba en la casa de las bodas hasta entenebrecer el cielo. 
   Y se sintió pesaroso de haber multiplicado el vino en las cántaras.


FERNANDO QUIÑONES, La Guerra, el Mar y otros Excesos, Emecé, Buenos Aires, 1966, páginas 95-96. 

0 comentarios: