lunes, 14 de febrero de 2011

SUICIDIO O MORIR DE ERROR, Dulce Chacón

SUICIDIO, O MORIR DE ERROR

Antes de estrellarse contra el suelo, la miró con asombro. Saltaremos juntos ―le había asegurado la bella bellísima―. Una. Dos. Y tres. Y él se precipitó. Y la bella bellísima le soltó la mano. Y desde lo alto, le juró que le amaría hasta la muerte.


Dulce Chacón

3 comentarios:

Máximo dijo...

La cuidad parece mi amiga,
hoy es mi día y nadie me lo va a arruinar,
las chicas de la esquina rien con picardía,
yo sé que es lo que quieren y se lo voy a dar.

Yo digo salta,
salta conmigo,
digo salta,
salta conmigo,
salta,
salta conmigo...


T Qui la

homburg dijo...

Perverso relatiño e perverso tamén o mantedor do blog pola inclusión do mesmo nesa precisa data.
En todo caso, o amor é sempre desequilibrio. Agora ben, polo que eu sei, normalmente acábase caendo dende o alto dunha enorme hipoteca que en nada se parece á idealizada torre parisina elexida para ilustrar a desfeita.

xiztoria dijo...

Quédame, ao final da lectura, a dúbida de se o amaría "ata a morte... DEL" (¡escasos quince segundos! que volatil veu sendo o seu amor) ou "a morte... DELA" (daquela, polo visto, pode que lle puidese gardar durante moito tempo un recordo "emocionado")