jueves, 6 de marzo de 2014

RÉQUIEM, Anna Ajmátova


RÉQUIEM

Ningún cielo extranjero me protegía,
ningún ala extraña escudaba mi rostro,
me erigí como testigo de un destino común,
superviviente de ese tiempo, de ese lugar.


Anna Ajmátova

2 comentarios:

x.l. dijo...

O que tería eu pagado noutros tempos por esa repoluda xanela!
Poética pedantería: o Museo de Arte Antiga de Lisboa atópase na Rúa das Janelas Verdes (talvez a supervivinte Anna Ajmátova me permitiría estas digresións).

Francisco dijo...

Eu, cando vin a fotografía pensei na túa windowteca. Non fun o único. Julián tamén.

Tres patas para un banco ou tres bastidores para un marco.