jueves, 2 de febrero de 2012

UNA CASA PROPIA, Sandra Cisneros



UNA CASA PROPIA

   Un piso, no. Un apartamento trasero, no. La casa de un hombre, no. La de un padre, no. Una casa toda mía. Con mi porche y mi almohada, mis bellas petunias púrpura. Mis libros y mis cuentos. Mis dos zapatos esperándome junto a la cama. nadie a quien amenazar con un palo. Sin tener que recoger la basura de nadie.
   Sólo una casa silenciosa como la nieve, un espacio adonde ir, limpio como el papel antes del poema.



SANDRA CISNEROS, Una casa en Mango Street, Ediciones B, Barcelona, 1992, p. 1961.

2 comentarios:

julián dijo...

Solo algunas soledades y algunos silencios

Anónimo dijo...

... sí, también empaquetaría mi soledad, en los bolsillos llenitos de silencios,en cajitas mis preguntas, mis sueños en algodones para que no se lastimen, mi tristeza en la maleta más grande, mis alegrías en la pequeña, es suficiente.
Soledad Guzmán A. ARTISTA PLÁSTICO