martes, 5 de abril de 2016

[MI PADRE SE SUBIÓ AL TEJADO...], Jesús Aguado

Mi padre se subió al tejado. Estaba a punto de caer una tormenta. Un gato maullaba. Le quité la escalera de mano. Era un juego, nada más. Un juego. Cuando comenzó a llover, me acurruqué dentro de la caseta del perro a ver qué pasaba. De repente rayos truenos. Asustado, junté todas mis fuerzas para volver a colocar la escalera apoyada contra la pared. Grité. Nada. Volví a gritar. Temblando, subí agarrándome a los escalones resbaladizos. Aullé. Al llegar arriba: ni el gato ni mi padre. Todavía los busco.


JESÚS AGUADO, Carta al padre, Vandalia, Sevilla, 2016, p. 17.
&
Graham Fink

0 comentarios: