sábado, 26 de julio de 2008

COMO LA VIDA MISMA, Raúl Vacas


Como la vida misma


Si el zapato se ajustara a tu pie,

si fueras tú, ratita presumida,

la que me barre el sueño cada noche.

Si no hubiera manzanas que morder,

ni cestas con pasteles de jengibre

y leche uperisada, encargaría

un espejito caro para tus rizos

de oro. Te llevaría a otro país

cientos de leguas más al norte. Nunca

te besaría mientras duermes y no

te invitaría a cochinillo asado.

Si te pusieras aquel traje nuevo

solo mil y una noches de tormenta

tal vez la realidad no fuera un cuento.

RAÚL VACAS, Consumir preferentemene, Anaya, Madrid, 2006.

DESVÍO POR OBRAS:

http://raulvacaspolo.blogspot.com/

1 comentarios:

crisisocial dijo...

que bonito sería vivir en un cuento por un tiempo...