domingo, 9 de septiembre de 2012

[UN NIÑO TRATA...], Andrés Trapiello

   Un niño trata de encerrar con una venera, en un hoyo de la playa, las aguas del mar. El mismo niño parte en dos la calamita, la piedra imán, y se asombra de que cada uno de los fragmentos vuelva a tener su norte y su sur. Vuelve a dividir esos dos fragmentos, y el polo norte y el polo sur aparecen de nuevo en los fragmentos. No se cansa, y así divide hasta el infinito y puebla el mundo de tantos polos norte y sur, que tales puntos invariables acaban ocupándolo todo, como la incertidumbre.

ANDRÉS TRAPIELLO, El arca de las palabras, Fundación José Manuel Lara, Sevilla, 2006.

0 comentarios: