sábado, 15 de junio de 2013

[LOS ACONTECIMIENTOS], Rafael Argullol & El Roto



Uno puede declararse aceptablemente feliz cuando no necesita apenas acontecimientos a su alrededor, y muy feliz cuando no necesita absolutamente ninguno. El hambre de acontecimientos es una de las señales más seguras de infelicidad.
(Los acontecimientos)



0 comentarios: