domingo, 1 de diciembre de 2013

[RECUERDO CUANDO ACUDÍ...], Mario Bellatín


 Recuerdo cuando acudí donde un anciano y reputado médico homeópata. Me llevó mi padre, yo era un niño. En ese tiempo ya usaba una mano ortopédica. El médico la asió para tomarme el pulso. Yo estaba tan intimidado que no hice nada para sacarlo de su error. El honorable médico atenazó con fuerza la muñeca de plástico. Pese a todo, en ningún momento me dio por muerto. Al contrario, mientras iba contando las supuestas pulsaciones le dictaba en voz alta a su ayudante la receta que curaría todos mis males.

Del diario del premio Nobel de Física, 1960

MARIO BELLATÍN, Flores, Anagrama Barcelona, 2004, p. 7.

0 comentarios: