domingo, 1 de junio de 2014

[NO LE TOQUES YA MÁS...], Antonio Hernández

No le toques ya más
que así es la rosa...
Lo hice. Obedecí
al maestro infalible.
Y aún altera mi sangre
la verdad de una espina.


ANTONIO HERNÁNDEZ, Nueva York después de muerto, Calambur, Madrid, 2013, p. 111.
&
Salvador Dalí

0 comentarios: