viernes, 11 de noviembre de 2016

[UNA CASA GRANDE...], Francisco Rodríguez Coloma

Una casa grande. Con no demasiadas puertas. Una casa acogedora a la que se acercan los que buscan ser reconfortados por la palabra.
Recitamos, rezamos, con palabras prestadas. Las palabras que el poeta ha tomado de la tribu y ha convertido en salmo, en poema, en canto.
Es la de la Literatura una casa grande, colmada de palabras bien dichas por todos los poetas que se han sentado en esa mesa, en ese altar en el que se celebran el dolor y el placer de estar vivos.
Hoy hemos sabido que se ha muerto el hombre. Hoy sabemos que ha muerto Leonard Cohen. Tal vez el mayor de los poetas menores de este siglo XX que se fue hace no demasiado tiempo de puntillas.
Se ha muerto el padre de Adam y Lorca Cohen. El hombre que quiso ser poeta después de leer a Federico. El hombre que quiso ser cantautor después de escuchar a Dylan. El hombre que nos hizo adorar a Suzanne. El judío errante que cantó Aleluya. El hombre que nos hizo llorar a las cuatro de la mañana, a nosostros que ni siquiera teníamos un impermeable azul, a nosotros que no fuimos capaces de conquistar Manhattan ni Berlín. A nosotros que querríamos bailar eternamente hasta el fin del amor un pequeño vals (¿vienés?).
El poeta que nos animó a entrar en la casa de la poesía por la puerta de servicio.
El poeta que nos ayuda a seguir tarareando los himnos. Porque las palabras curan, porque sus palabras, son parte de ese bálsamo, con el que podríamos cauterizar, alguna de esas heridas con las que nos araña la vida.

Francisco Rodríguez Coloma

0 comentarios: