miércoles, 18 de enero de 2017

[COMO PROUST, HEMINGWAY O RIMABAUD...], Iñaki Uriarte


  Sólo le veíamos por las noches. “¡Vaya día!”, exclamaba al llegar. “¡Todo entero en la cama! ¡Como Proust!” No pagaba las copas y nunca devolvía sus deudas. Una noche argumentó: “¡Genet sí que fue un gran ladrón!”.
   Llegaba siempre tarde. Recuerdo la vez en que justificó su impuntualidad así: “Kafka siempre acudía tarde a las citas” . Le dije que eso se lo acababa de inventar. Me respondió que también Faulkner fue un gran mentiroso.
   Era invencible. En cierra ocasión me harté. Borracho como una cuba, derramó medio gin tonic encima de mi chaqueta. Me revolví enfadado, pero él exclamó eufórico: “¡Como Hemingway!”. Yo dije entonces: “¡Qué Hemingway ni qué ocho cuartos! ¿Pero tú que escribes, a ver, tú qué escribes?”. La verdad es que yo no sabía lo que escribía. Me miró con cara de compasión. Parecía sorprendido de mi ignorancia. “¿A mi edad?” , gritó por fin, “¿Tú crees que a mi edad Rimbaud se dedicaba a escribir?”. 
   (Años más tarde descubrí que, en efecto, Kafka era muy impuntual.)

IÑAKI URIARTE, Diarios. (1999-2003), Pepitas de calabaza, Logroño, 2010, p. 88.
&
Jean Louis Forain

0 comentarios: