domingo, 15 de enero de 2017

UNA CABEZA ROTA QUE SE INCENDIA, Augusto Rodríguez

UNA CABEZA ROTA QUE SE INCENDIA

El hombre es una cabeza rota que se incendia por dentro y por fuera. Es una calavera que no tiene salvación ni bandera. Es un pecho que late y que deja de latir sin mayor esfuerzo. El hombre es una cabeza que late y que sueña, aunque sean pesadillas esporádicas. Es una cabeza rota donde se emanan decenas de ideas para sobrevivir, para gozar, para seguir viviendo, aunque todo sea inútil y banal. El hombre es una cabeza que se incendia y que no puede apagar el infierno que lleva dentro.

AUGUSTO RODRÍGUEZ, El libro blanco, Chamán, Albacete, 2016, p. 102.
&
Josef Sudek

0 comentarios: