sábado, 27 de mayo de 2017

[NO HAY LINDES...], FRC

No hay lindes para las ramas que ofrecen al caminante frutos aún no en sazón. 
Este níspero, que ahora amarga, será pronto olor y aroma del dulzor de un tiempo que pensamos ido.
 
Duele la partida, como duelen todas las encrucijadas con las que nos abruma la vida.
Sólo ha de temer la distancia aquel que no haya sabido albergar al otro en cualquier recoveco de su corazón.

Francisco Rodríguez
&
David Bowers

0 comentarios: