miércoles, 12 de junio de 2013

EL DON DE LA TRAVESÍA, Lêdo Ivo


EL DON DE LA TRAVESÍA


Un camino que no me lleve a ninguna parte
y sea sólo camino, sin comienzo ni fin,
es lo que pido al día, y el día me concede
el don de la travesía, para que yo avance
bajo las estrellas y soles, rodeado de mí,
sin jamás alcanzar la puerta buscada
o la llave perdida en una duna pálida.
Y avanzo como el día, como el día suspendido
entre la nube caída y la lluvia de verano,
sin dejar ningún rastro o sombra en el suelo.

LÊDO IVO, El silencio de las constelaciones, Monte Ávila, Caracas, 2010,  p. 183.

Fotografía: Luis Calvente

1 comentarios:

Laura dijo...

Me encanta! Es justo el poema que necesitaba ahora. Gracias por el blog que sigo cada día.