miércoles, 11 de septiembre de 2013

HABÍA UNA VEZ... UNA, Héctor Ugalde



HABÍA UNA VEZ... UNA

   Había una vez. Una, porque “dos veces” sería una historia repetitiva.
   Un rey. Uno, porque dos sería la guerra.
   Quien estaba casado con una reina. Una, porque dos sería un drama.
   Ellos  tenían  una  hija  princesa.  Una,  porque  dos  sería  un lío.
   La  que  estaba  enamorada  de  un  caballero.  Uno,  porque dos sería telenovela.
   Al  que  le  pusieron  la  condición  de  matar  a  un  dragón.
   Uno, porque dos sería labor titánica.
   El héroe tuvo una idea. Una, porque dos sería mucho pedirle.
   La de usar una espada mágica única. Una, porque dos ya no la harían única.
   Con  la  que  le  quitó  la  vida  al  dragón.  Una,  porque  el dragón no era gato.
   Entonces  se  realizó  la  boda.  Una,  porque  dos  sería  bigamia.
   Y  vivieron  felices  para  siempre.  Uno,  porque  dos  “siempres” sería algo así como dos infinitos (aunque sí ocurrió que los dos fueron felices).
   Fin. Uno, porque dos finales sería complicado. 
 Héctor Ugalde


JOSÉ MANUEL ORTIZ SOTO & FERNANDO SÁNCHEZ CLELO, Alebrije de palabras. Escritores mexicanos en breve, Puebla, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, 2013, pp. 53-54.

Leonora Carrington

1 comentarios:

Isolda dijo...

Bravo! No hay más, dos sería redundancia.