viernes, 11 de abril de 2014

VETERANOS, Nuria Botey

 
VETERANOS


   Los niños ingresados en la planta de trasplantes no sienten miedo ante los fantasmas infantiles que rondan de noche por los pasillos. En cambio, las figuras silenciosas de las enfermeras les hacen llorar amargamente.

0 comentarios: