sábado, 14 de noviembre de 2015

UNA APACIBLE TARDE DE VERANO, Iván Teruel

 
UNA APACIBLE TARDE DE VERANO

   Piensen en un frenazo agudo, de esos que taladran la conciencia de cualquiera. Interioricen, a continuación, el sonido que produce un saco de piedras contra el suelo. Recuerden, también, cómo se encoge un gusano cuando siente una amenaza, pero sustitúyanlo por tres corazones. Ahora viene lo más duro: imaginen a tres madres que hablaban distraídas en el parque y que ahora corren, con un llanto espeso en la garganta, hacia la carretera que hay tras los setos. La escena es terrible, sí. Sobre todo, porque, cuando lleguen al lugar del atropello, dos de ellas no podrán evitar sentir una dolorosa sensación de alivio.


IVÁN TERUEL CÁCERES, El oscuro relieve del tiempo, Cal-lígraf, Girona, 2015.
&
Marcel Duchamp





0 comentarios: