lunes, 21 de mayo de 2012

UNA VIDA DE AMOR, Luciano G. Egido


UNA VIDA DE AMOR

   Mi madre, no sé por qué, me había advertido que tuviera cuidado con mis nuevas amistades. A Juan José lo conocí en la piscina del colegio y tardamos mucho tiempo en lamentarnos de no poder tener hijos. En la vejez, después de toda una vida juntos, Juan José me dio: "Desengáñate, Alberto, nos falta mucho para ser perfectos".


LUCIANO G. EGIDO, 25 historias de amor, Taller del libro, Madrid, 2004, p. 119.

0 comentarios: