jueves, 29 de marzo de 2012

VIDA REAL, Vladimir Holan


VIDA REAL

No es que ahora iniciemos un pleito con Dios.
¡Nosotros interferimos en su actividad!
Pues todos nosotros, por desgracia, vemos
sólo lo que resplandece.


Así, prisioneros de nosotros mismos, de nuestro acontecer,
gozamos de la ventaja de unas esposas tintineantes
y no comprendemos ya el juego
como base
y cumbre del universo.


VLADIMIR HOLAN, Pero existe la música, Icaria, Barcelona, p. 51.

0 comentarios: