viernes, 24 de mayo de 2013

SOMBRAS, Ricardo Álamo


SOMBRAS

   Por fin quietas. Pero el hombre y la mujer que esperan el autobús aún siguen estupefactos después de ver copular a sus sombras.

1 comentarios:

Ricardo Álamo dijo...

No hay nada mejor para empezar el día -un día gris, por cierto, aquí, en el Sur, como si también él, el día, hubiera querido aparecérsenos vestido con su traje de sombras-, nada hay mejor, decía, que ver amanecer a esas otras Sombras en tu blog. Muchas gracias, Francisco.