jueves, 31 de mayo de 2012

[ESTOY HASTA LAS TRENZAS...], Almudena Guzán


Estoy hasta las trenzas,
por no decir otra cosa,
de tanta tragedia.
        
Al final de mis días,
escúchame bien,
esto es lo que quiero
que me quede:
una mañana de abril
sin adjetivos superfluos,
la bondad de la luna
en las noches victorianas
de invierno
y el regalo de un amor
de muchos años
que no se encuentra en los chinos
ni en Tiffany.
        
Lo siento por ti y por Shakespeare, Romeo.


ALMUDENA GUZMÁN, Zonas comunes, Visor, Madrid, 2011, página 73.
        

0 comentarios: